13 de febrero de 2010

Banco de Chile




Banco de Chile.



Señor de corbata,

vengo a pedirle un préstamo,

traigo números en paro,

un horizonte oblicuo,

mi lindo traje de fiesta,

el aval de mis conejos.



Traigo estampillas

y brotes de mi parra,

balances, mapas del futuro,

botellas, membrillos,

cajas de arroz.


Asiento, tengo tasas indomables,

seguro contra hormigas,

enchufes, guitarras,

solsticios,

entradas para el infierno y la vida.





En la imagen, puede apreciarse el autorretrato de Rembrandt de 1655.

Este artista, alcanzó fama y riqueza con su trabajo, pero envejeció agobiado por las deudas en el siglo de oro holandés.

Comencé a escribir este poema mientras esperaba para una audiencia de alimentos en el Tribunal de Familia de Valparaíso y me preparaba para visitar el Banco en busca de un pequeño crédito que me permita afrontar los gastos de este período estival.

En cierta forma, visitar el Banco es acudir al templo de nuestros días.
Publicar un comentario

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!