4 de febrero de 2010

esos extraños conejos blancos






En mi casa

hay un recinto lleno de conejos blancos,

usan mandiles rojos,

fuman pipas,

aman el te en los bulevares.


Pobres animales,

discuten, beben whisky,

agitan el hielo con sus dedos,

escuchan a Satie y Bartók,

van de compras, comen carne.


Tienen piel que huele a humo,

llevan siempre sus condones verdes

rezan, apuestan,

van al Derby en días de sol.


Mis conejos maldicen,

cocinan, escupen,

deben millones en el almacén.









En la imagen, una ilustración del conejo blanco de Alicia en el País de las Maravillas.

Este poema está asociado al conejo que Isidora dice ver en nuestra casa.
Publicar un comentario

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!