16 de abril de 2010

Ciudadano del Lebu





Claudio Zalazar Parra

está en su casa de lo alto,

conversando con Bach

y sus numerosos hijos,

jugando a los duendes con Satie,

bebiendo el whisky de Miles Davis.


Mi amigo es millonario en discos,

platos de cocina española,

andamios y resquicios femeninos,

pequeñas y grandes mentiras,

setas, sabores de tabaco,

libros de teatro,

historias de fábricas,

certezas sobre “El Moro”,

palabras que pesan en la noche

y desnudan la esperanza.


Mi amigo es dueño de nada,

salvo de su alma,

una nota en el agua,

cristales de sol en la mañana.


Fue elegido capitán entre los prisioneros

cuando el pueblo habitaba

en los barcos de la bahía

y el futuro estaba prohibido,

al igual que la paz y las miradas.


Estuvo en la Base de “El Belloto”

escuchando sinfonías y sonatas,

oratorios para salir de los golpes

atado a las frases de Mozart

y los pasos de su madre

en la casa de Limache.


¿En qué piensas?

grita el dueño de los bandos

y aumenta su violencia,

sus embates,

su limpieza.


Prohibido huir hacia el interior,

prohibida la música,

los recuerdos,

la íntima y sucia libertad.


Mi amigo se emociona y vuelve,

se desprende un instante del verdugo,

saca un cigarro y sigue conversando.


Nuevamente el metrónomo,

las pequeñas tormentas en la cordillera,

la voz como instrumento,

la ambición,

Eroica y el hombre de Córcega.


¿Por qué el músico nos llevó hasta allí?


Estamos en otro desayuno en la torre,

en el piso 21 de Valparaíso,

mientras los dragones cuidan las ventanas

y las princesas confían en el otoño.






Claudio, que figura en varios poemas y pasajes literarios, aparece con su pequeña estatura y sus característicos anteojos a la izquierda de la foto.

La imagen proviene de www.memoriaviva.cl
Publicar un comentario

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!