2 de abril de 2010

Leyendo a Lucas





Lucas lo da a entender,

tenía un amigo escondido en el templo.

El hijo del dueño de casa.

El hombre que subió al techo con el diablo.




En la imagen,"La incredulidad de santo Tomás", de Caravaggio.
Publicar un comentario

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!