19 de abril de 2010

noto el respirar de las novias




Hay días en que me atrapan los silencios

y noto los corazones de los pájaros,

el respirar de las novias,

los tréboles que crecen en mi alma.


Son mañanas heladas

en que mis ojos tocan el Aconcagua

y las cordilleras visten su manto,

vapores de fuego sobre la piel sin marcas.


Son mañanas en que lloro

y converso con los barcos,

los espectros del mediodía,

mendigos, cartoneros,

porteros de palacios

invisibles.



Días en que abro calles en mi cabeza

y camino descalzo

por las habitaciones de mis abuelos,

los rostros de mis hermanos,

los silbidos de mis padres al llegar a casa.


Son días en que subo los peldaños de la aurora

y converso con otros Gonzalos,

juego con ellos a la canasta,

encumbro volantines,

lustro sus zapatos,

anudo sus corbatas.


Son días perdidos para todo fin práctico,

salvo para escuchar las canciones de Isidora,

cometer infracciones de tránsito,

observar los cisnes,

dibujar a mi esposa,

bendecir sus labios.





En la imagen, aparezco - Gonzalo Villar - celebrando en casa de Carla Jofré.

5 comentarios:

Ana dijo...

Detrás tuyo, casi como espiándote, queriendome meter en tu piel, te segui por la geografía de unos versos. Y qué decirte... creo que por un momento te diste vuelta y no sólo me encontraste a mi, seguramente, sino a un montón bosquejando en tus días sus propios dias.

Un abrazote

Isabel González dijo...

En ésos dias, si escribes, y te das la vuelta, nos escontrarás siguiendote a Ana y a mí, y a muchos más, que ya conocen un poquito a Isidora, a tu esposa y a tus sentires.

Un abrazo, amigo Gonzalo. Un porema delicioso

Tropiezos y trapecios dijo...

Precioso como siempre Gozalo...todo lo que tocas y describes se convierte en Magia :) Un abrazo inmenso!

Cristina dijo...

Es una belleza. Que poema más hermoso!

Mayte dijo...

Es maravilloso y cálido, lleno de amor, de vida...un abrazo siempre ;)

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!