27 de abril de 2010

Maravilla de la Guerra





Que hermosos son esos fuegos que iluminan la noche

suben hasta su propia estrella y se detienen a mirar

son princesas que danzan

mientras ponen sus ojos en las gentes


he conocido la sonrisa y la alegría de mi bala

en la cotidiana apoteosis de mis amantes

cuyas cabelleras son ahora cometas

doradas meretrices de todos los tiempos y razas

madres de niños que nacen para morir de inmediato


que hermosas estas bombas

pido más belleza y más bombas

millones de estallidos como letras de un libro

sería hermoso que la vida naciera de los agónicos



sería más hermoso que los cadáveres escribieran la música

notas que se esfuman en esta guerra de tanques

todos los días asisto a un festín

un banquete en tierras de niños

el mundo tiene hambre y abre sus bocas

el planeta tiene hambre y Baal

toma un desayuno de mandíbulas y orejas


tanto fuego para asar el cuerpo humano

el aire es agradable y trae el recuerdo

la familia

el carbón

las tardes junto a la piscina

el festín crece mientras el cielo se traga a las almas

sólo por gula

feliz de hacer malabarismo con nuestros sueños


he recorrido la dulzura de esta guerra

yo y mi compañía a todo el ancho del combate

he cavado lechos para ríos que van a todas partes

poniendo su odio en nuestras almas

estoy en la primera línea de fuego

y estoy en todas partes o mejor dicho

comienzo a estar en las tazas

y en los frascos de miel

soy yo quien comienza el futuro

Icaro que viaja hacia Santiago



Dejo al futuro la historia de Guillermo Rey del Sol

que se fue a la guerra y supo estar en todas partes

celebrando en las felices ciudades de la retaguardia

en los estadios

en los que mueren sin avanzar

en las mujeres en los cañones en las sandías

en el cenit en el nadir en los 4 puntos del cerro Recreo

y en el único fuego de esta guerra

lo que sería hermoso

si las cosas del mundo me ocuparan

pero en este sentido nada se avanza

porque estoy en todas partes

y sólo yo estoy en mi







Adaptación del poema de Guillaume Apollinaire, poeta que participó en la Primera Guerra Mundial y fue herido por una bala en la cabeza. Poco después murió a raíz de la "gripe española" que hizo estragos en aquel tiempo.

La imagen proviene de esta página
Publicar un comentario

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!