20 de abril de 2010

El regreso del invierno




El invierno luce sus pantalones rojos

mientras la lluvia reza sobre los naranjos,

conversa con los techos de metal,

obedece a nubes y montañas.


Entones iré a la calle Independencia,

caminaré por el inmenso patio vacío,

aunque el agua rebote sobre el cemento

y los muros regresen de su olvido.


Veré a las palmeras en la Avenida Brasil,

ruidosas al jugar con los vientos,

quejándose por la falta de niños,

por la ciudad que muere y renace,

imitando su antigua alma,

su febril ajetreo junto al mar.


Se hace tarde,

almorzaré mirando el temporal,

mientras los cortejos marchan a los cementerios

y los oradores recuerdan a hombres ejemplares,

que existieron en otro Valparaíso,

cuando los colores eran más vivos

y los burros caminaban mojados

en mañanas de lluvia

habitadas por recuerdos

de otra antigua ciudad.






En la imagen, el patio del Colegio de calle Independencia, en los ojos de Loreto Oyarzún.

2 comentarios:

La Dame Masquée dijo...

Muy bello poema. Me encantó el verso "mientras la lluvia reza sobre los naranjos". Que hermosa forma de expresarlo. Se escucha el murmullo de la lluvia y se percibe la bendicion que supone para la tierra.

Feliz tarde

Bisous

Sonita dijo...

aunque no me guste particularmente el invierno, encuentro que estos poema lo pinta en todo su esplendor.

Seguir por Emilio

años y años de blog!!!!